Peppe Flamingo
Maestro Fabricante de Helados

IMG_6811

Cuando nací, en el día de Mayo de 1983, mi abuelo, Don Peppinu, se ocupaba desde 23 años de helado en los pequeños callejones de Modica Alta. Yo no quería hacer el heladero, quería ser abogado. Pero aún así y no obstante mi licenciatura en Ley en Roma, mi tierra y mis tradiciones fueron más fuertes que esto. Al mismo tiempo mi abuelo murió y por lo tanto preferí los laboratorios de heladería a las aulas de los tribunales y hoy no podría ser más feliz.

La Sicilia es probablemente una de las tierras mas ricas de excelencias de Italia y por lo tanto del mundo. Pensamos en los cítricos, a las fresas profumadas hasta los Pistachos y a las Almendras. Si hay una excelencia agroalimentar en Sicilia la puedes encontrar. Es de Sicilia que salen siempre las mejores tradiciones reposteras, el cannolo, la cassata y el helado, antes gracias a lo “sherbeth” (nieve dulce) en la época de dominación arabe y sucesivamente gracias al señor siciliano Procopio de Coltelli que en Paris experimentó mi crema helada hecha con leche y huevos.

Mi filosofía de producción es hija de nuestra tierra siciliana y de las enseñanzas de mi abuelo: en primer lugar nuestros helados están ricos de sabor por que utilizamos menos leche y más nata, y por que metemos al máximo los ingredientes; nuestras recetas cuestan mucho más por que no somos impresarios que calculan los números en la oficina, ¡sino heladeros sicilianos que contamos con las sonrisas de quien gusta nuestro helado¡ Gracias a esta mentalidad logramos muchos premios internacionales, desde el tercer de Sherbeth Festival en 2016 hasta llegar al primero y segundo premio en los dos concursos de Nivarata 2017 y el último, en orden cronológico, ¡el reconocimiento obtenido a Sherbeth Festival 2017 con referimiento al territorio, ¡ por obvia razón!

«Quando creo un nuovo gusto penso sempre a tre cose:  deve essere siciliano, deve rispettare la tradizione e infine regalare emozione a chi lo assaggia»